Puesta a prueba de la teoría de la desesperanza