Nobody is perfect. Sobre la primera versión autógrafa del soneto 302