La parodia de las Horas Canónicas o el ejercicio retórico de la reticentia