Entre eros y botánica (la décima "Yace aquí Flor, un perrillo")