El digesto argentino. Una oportunidad para no perder