Góngora y el Conde Duque (¿un soneto político?)